NOTICIAS
Escrito por Adriana Amado Suárez    Martes, 08 de Mayo de 2012 09:53    PDF Imprimir
El reposo del hombre móvil
Imagen: Hipercrítico.comLa catástrofe de Once, la tragedia de las rutas, la comedia del último llamado de la tarjeta Sube, el episodio diario de la telenovela de viajar, todo nos recuerda cuánto depende nuestra vida de los traslados. Contrariando los pronósticos del teletrabajo, las nuevas tecnologías no nos dejaron en casa, trabajando en pantuflas. Antes bien, las últimas décadas nos pusieron a rodar, a gastar más tiempo en transportes y en estaciones de trasbordo, a depender más del móvil que de la computadora, que cada vez es más portátil y menos de escritorio.
 
George Amar escribió un libro delicioso sobre este nuevo Homo Mobilis, como llama a este ser itinerante en que nos hemos convertido. Y para acompañarnos, la tecnología tuvo que miniaturizar el chip y reinventar la rueda. Porque señala el ingeniero y artista Amar que tan revolucionaria como el microchip es la tecnología de la ruedita puesta al servicio del equipaje. Y más democratizadora, dado que no se le niega ni al último de los linyeras que empujan sus ínfimas pertenencias en bultos rodantes. Por común que nos parezca hoy, no hace tanto que los equipajes ruedan por el mundo. Steve Jobs habrá eliminado el CD pero ni él pudo transformar en bits los objetos que nos acompañan a los viajes. Cualquiera que se detenga un segundo a observar el movimiento de una estación de cualquier transporte comprenderá el valor que la circunferencia ha ganado en nuestras vidas.
 
El especialista en tecnologías Pablo Mancini rescata de la teoría de Amar la idea de integrar la dimensión móvil con la inmóvil, esto es, que son tan importantes el transporte como las estaciones, el movimiento como la espera. Dice Amar “Todos tenemos vidas más móviles, tenemos que movernos, pero también necesitamos momentos de pausa”. Esto significa que tan críticos como los vehículos son los lugares de intercambio. Porque estamos reinventándonos los intervalos: mientras llega el colectivo en la parada, chequeamos los mensajes. No leemos las tapas en el kiosco de la estación: preferimos las noticias que las redes nos envían a nuestras pantallitas portátiles. No hacemos crucigramas mientras esperamos el avión, sino que dedicamos esas horas a terminar el informe que entregaremos en destino. Y si los servicios públicos son deficientes en los traslados, como todos sabemos, el espacio público es abiertamente desconsiderado con las detenciones.  Y me parece que este punto todavía no tuvo su discusión.
 
Si hasta los lujosos aeropuertos demuestran su hostilidad al hombre móvil cuando el  tráfico aéreo o los conflictos gremiales o los caprichos meteorológicos condenan a los pasajeros a tirarse en los pasillos porque hay menos asientos en la sala de espera que en el avión. Ni les brindan vituallas accesibles a los bolsillos del viajante medio. Ni facilita la conectividad gratuita imprescindible para los muchos que no pueden permitirse las tarifas del roaming. De ahí para abajo, todo puede ser peor. Las estaciones de micros y de trenes resultan más una feria de baratijas que un espacio de apoyo para el viajero. Como los concesionarios hasta comercializan las paredes, que están atiborradas de fealdades publicitarias, los andenes ni siquiera son amigables visualmente.
 
Peor es el trato que lo público inflige a nuestras necesidades ineludibles. No deja de ser una tremenda paradoja  que sean más generosos con ellas los comercios que los servicios públicos. Parte del éxito de las grandes superficies de compras está en que son las únicas que brindan asientos y sanitarios a cualquiera que lo necesite. Los espacios públicos hoy los cobran descaradamente. Sea porque los aeropuertos argentinos cobran esos servicios elementales con tasas carísimas. Sea porque no hay estación de micros que no exija un óbolo para acceder a unas gotas de jabón que dosifica alguien que explota las deficiencias del servicio y cobra el higiénico a precio de papel moneda. En estos baños ni siquiera se brinda espacio para maniobrar el cuerpo y su equipaje. Ni un miserable gancho para colgarlo. Por caso, el Estado, que gastó millones en la publicidad de la prevención de la Gripe A, nunca instaló secadores de mano para llevarlas a cabo  en los espacios bajo su tutela.
 
Georges Amar avisa también que los transportes no son únicamente los que dependen del petróleo. Eso lo sabemos bien los ciudadanos que nos llamamos “de a pie”. Y la cotidianidad nos lo recuerda cuando nos obliga a recurrir a los zapatos para compensar los ajustes del bolsillo. O cuando las dificultades de la circulación motorizada nos recuerdan las facilidades de una buena caminata. Es entonces cuando volvemos a recordar que la vía pública no ha avanzado al nivel de la rueda, y que es hostil no solo para los discapacitados, sino para la mayoría de los ciudadanos que vamos por la vida intentando hacer rodar carros y valijas.
 
Espacios cómodos y seguros, calzadas y aceras limpias y transitables, instalaciones públicas amigables, son temas tan urgentes como el transporte y el petróleo que lo moviliza. Son menos épicos, posiblemente. Pero tan importantes para la vida que no haría falta ninguna campaña para promocionarlos, porque su sola experiencia le recordaría al ciudadano que un funcionario hizo algo para su calidad de vida. Lo que se dice verdaderos servicios (aun no declarados) de interés público.
 
Publicado en: Hipercrítico.com
 



 
Más artículos :

» La historia de Andres Stangalini en Turismo en Argentina

Las imágenes más bellas de nuestra Argentina (comenta Andrés Stangalini) durante el otoño. Desde el norte hasta el sur pueden ver que el otoño brinda hermosos paisajes en todo el territorio. Los mejores...

» La oratoria en nuestros clientes (políticos y empresarios)

Entrevistamos al español Yago de Marta en Guadalajara (México), consultor internacional en oratorio y Media Training, y conversamos sobre la situación de los empresarios y políticos latinos en relación a la oratoria.En el marco de la Cumbre...

» Revista DIRCOM N° 96 - Publicidad en Latinoamérica

La publicidad con perspectiva social(Ar)A raíz de la toma de conciencia que se ha generado en los últimos años sobre los derechos de las mujeres, producto del trabajo que numerosas organizaciones regionales e internacionales vienen realizando en...

» Adriana Amado Suarez tapa de Revista Sophia

Es un orgullo para que su Asesora Editorial, , haya sido tapa en la revista Argentina Sophia.Consecuente con su palabra, la investigadora y especialista en medios de comunicación, aparece muy bella en la portada de la revista femenina...

» Manual de comunicación para organizaciones sociales

Comunia Asociacion Civil presentó el “Manual de comunicación para organizaciones sociales. Hacia una gestión estratégica y participativa”,  en el Espacio de Fundacion Telefónica. Esta publicación cuenta con el apoyo del Programa...

Revista Dircom

Revista DIRCOM N° 104 - Redes Sociales como medio de comunicación de masas
 Editorial: Tecnologías y nuevas formas de comunicaciónJuan José Larrea (Ar)Las Redes Sociales llegaron para quedarse. Cada día su uso es más am...

Comunicación Interna

ACI: Auditar la comunicación interna
Quienes trabajamos en comunicación sabemos lo importante que es escuchar a los diferentes públicos de la organización. Y en este sentido, es priori...

Comunicación Política

Comunicación Política 2.0 y Geolocalización en campaña
Caso de éxito: Campaña al Senado de José David Name Cardozo (Colombia). Conferencia de Juan José Larrea en la V Cumbre Mundial de Comunicación Po...

Publicidad

FCB Buenos Aires presenta "Snooze Radio", su nuevo trabajo para Piero
Bajo el concepto ‘Si no dormiste, no manejes’, FCB Buenos Aires presenta su más reciente trabajo para la marca argentina de colchones. El...

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.