NOTICIAS
Escrito por Administrator    Martes, 01 de Diciembre de 2009 14:31   
Origen y evolución de la publicidad: Entre lo público y lo privado.

Con motivo del Dia de la Publicidad, el especialista en medios Gustavo Quiroga escribió un informe relativo a la temática intitulado Origen y evolución de la publicidad: Entre lo público y lo privado. A continuación algunos párrafos más que interesantes.

El siguiente fragmento producido por, quizás uno de los más famosos antropólogos argentinos, Nestor García Canclini, Profesor-investigador del Departamento de Antropología de la Universidad Autónoma Metropolitana-Iztapalapa de México, planteó un problema fundamental respecto a la publicidad, lo público y lo privado.“Se acuerdan de que hubo épocas en que lo público era un espacio? Esa noción creció con las ciudades, y se pensaba que había partes de ellas identificables como públicas y otras como privadas. En la Grecia clásica lo público ocurría en la plaza, en el ágora, donde los ciudadanos debatían los asuntos comunes. 

El iluminismo, sin abandonar las plazas (aunque ya no eran las mismas), situó lo público en otros escenarios urbanos: salones, cafés y clubes fueron los lugares en que los burgueses, los habitantes del burgo, elaboraban la argumentación racional de los derechos colectivos, la opinión ilustrada que aspiraba ya a trascender los territorios de minorías y emancipar a todos. Es un lugar común de la bibliografía (Habermas, Ferry, Wolton) asociar la desorganización de estas dos maneras clásicas de distinguir lo público y lo privado —la griega y la iluminista— con el advenimiento de las democracias masivas. Del espacio público pasamos a hablar de una opinión pública, o más bien de muchas, que pueden estar por cualquier parte. ¿Quién sería capaz de trazar el mapa de cómo y dónde forman el sentido de lo público y lo privado la radio, la televisión y las redes aún más deslocalizadas de Internet?”

Otra distinción clásica y quizás la más liberal, es aquella que considera en un nivel la administración del estado como “lo público” y aquello que corresponde al mercado y a la propiedad personal como el ámbito de “lo privado”. Dentro de cada una de esas categorías obtendríamos nuevas divisiones como, por ejemplo, entre lo público entendido como estatal o su confusión con lo gubernamental.

La misma clase de problemas afectan en la actualidad a uno de los sectores más candentes: los medios de comunicación (masiva), que adquirieron dicha denominación a partir del desarrollo de lo que comúnmente llamamos “el surgimiento del consumo de masas” y que hoy se enfrentan en la Argentina y en el mundo a problemas que cambian constantemente. Más aún, se enfrentan al cambio más difícil, el que indica que la manera de cambiar ha cambiado. El mercado, los usuarios, los lectores, los consumidores, ya no cambian, ya no modifican su conducta como lo hacían antes. Han mutado, transformado su manera de cambiar (sus consumos, sus gustos, su tiempo libre, su manera de trabajar, su manera de cambiar de trabajo) y en consecuencia los medios y la publicidad debieron, deben y deberán cambiar.

Lo interesante del proceso es que ese constante mutar, se da en forma conjunta. No es un dominio y una performación por parte de los medios hacia los públicos y tampoco es la más plena influencia de los públicos en los medios, sumado a ellos el rol de la publicidad, sufriendo y promoviendo al mismo tiempo, este constante proceso de transformación.

En publicidad buscamos constantemente nuevos espacios maneras, niveles, formas de impactar, contactar, influir, modificar o mantener conducta. Buscamos lograr diferencia, estima, familiaridad, pertenencia, relevancia, amigabilidad, involucramiento; todo aquello que nos permita y le permita a las marcas de nuestros clientes “hablarle” a quienes consideramos destinatarios, desde el lugar más propicio, en función de los objetivos planteados. En definitiva, estamos cambiando constantemente en mayor o menor medida esa forma de llegar.

Allí es donde se vuelve relevante aquella discusión tan antigua como la sociedad misma. El ámbito de lo público y lo privado, y el desdibujamiento de sus límites, por ejemplo el cada vez más difuso límite entre el trabajo, la vida privada, la oficina  y la casa.

La pregunta que nos hacemos es: ¿por qué debería la publicidad ser ajena a este proceso? El campo de acción de la publicidad se ve constantemente afectado ya sea a su favor o en su detrimento. Se encuentra en permanente “tensión”, entre el ámbito de lo privado y el ámbito de lo público.

Las llamadas “redes sociales” en internet, son un caso interesante para evaluar estos límites. Los proveedores de direcciones de correo electrónico gratuitos, la telefonía celular (en realidad las terminales móviles, porque resulta difícil referirse a esos objetos como teléfonos) y por supuesto, la bien conocida televisión (situada como objeto físico, en los lugares más íntimos de nuestras casas). En el primer caso, y en ciertos círculos, la aparición de la publicidad fue calificada como una intromisión a la intimidad, pero, sin embargo (por lo menos hoy) resulta difícil encontrar opiniones que califiquen de igual forma a la bien querida televisión. Entonces debemos hacernos nuevamente la misma pregunta.: ¿Dónde está el límite entre lo público y lo privado en publicidad? ¿Está en relación directa con el nivel de intimidad o pudor? Las publicidades en los baños han sido muy bien valoradas, premiadas y destacadas (podemos admitir que se trata de espacios públicos/semi privados) pero son en el fondo, un espacio separado, vedado, con una lógica distinta al espacio público.

Con el advenimiento de la convergencia tecnológica entre medios, redes de telecomunicaciones y la informática, el consumo de información periodística, entretenimiento audiovisual o el contenido que se nos ocurra, el poder sobre el momento y la forma de consumir ese contenido va, paulatina y pausadamente, cambiando de manos. En definitiva, antes los consumidores debían ir detrás del contenido, hoy el contenido va detrás, sigue, busca y encuentra a los consumidores. Entonces, ¿Sería raro pensar que, siguiendo esta tendencia, la publicidad debería “seguir” a su público objetivo a nuevos espacios de la vida cotidiana? Podríamos arriesgar que no.

 Será nuestra tarea saber cómo, cuándo y dónde llegar a quienes desean ser contactados para ofrecerles aquello que consideramos que será un beneficio para su vida. Este es el nuevo desafío que la publicidad debe afrontar, que no es otra cosa que el desafío de siempre.




 
Más artículos :

» Redes Sociales como una nueva forma de pensar la comunicación

Con la aparición de las redes sociales, los actos comunicativos han girado hacia la virtualidad poniendo en el escenario global una nueva forma de comunicarnos, de compartir experiencias y de interactuar unos con otros. En el escenario de lo...

» Caso de Estudio: Uso de redes sociales en campañas legislativas de la ciudad de Rosario

 ¿Cómo se construyen las relaciones de poder en nuestras sociedades cada vez más mediatizadas? Si tenemos en cuenta que el poder no es una cosa sino una relación, estamos en mejores condiciones de comprender el papel central de los procesos de...

» Información, orden y gestión: reputación a través de las redes sociales

La reputación es un intangible que a cada momento incrementa su valor y su importancia porque supone una importante cuota de confianza para atraer capital, talento o protección en caso de crisis a la hora de generar una relación comercial ya sea...

» Redes Sociales como una nueva forma de pensar la comunicación

Con la aparición de las redes sociales, los actos comunicativos han girado hacia la virtualidad poniendo en el escenario global una nueva forma de comunicarnos, de compartir experiencias y de interactuar unos con otros.En el escenario de lo...

» Tecnologías y nuevas formas de comunicación

Editorial  Las Redes Sociales llegaron para quedarse. Cada día su uso es más amplio, y lo que fue un día no muy lejano un medio de entretenimiento y comunicación entre amigos se habría convertido en un medio de comunicación de masas, en...

Revista Dircom

Revista DIRCOM N° 104 - Redes Sociales como medio de comunicación de masas
 Editorial: Tecnologías y nuevas formas de comunicaciónJuan José Larrea (Ar)Las Redes Sociales llegaron para quedarse. Cada día su uso es más am...

Comunicación Interna

ACI: Auditar la comunicación interna
Quienes trabajamos en comunicación sabemos lo importante que es escuchar a los diferentes públicos de la organización. Y en este sentido, es priori...

Comunicación Política

Comunicación Política 2.0 y Geolocalización en campaña
Caso de éxito: Campaña al Senado de José David Name Cardozo (Colombia). Conferencia de Juan José Larrea en la V Cumbre Mundial de Comunicación Po...

Publicidad

FCB Buenos Aires presenta "Snooze Radio", su nuevo trabajo para Piero
Bajo el concepto ‘Si no dormiste, no manejes’, FCB Buenos Aires presenta su más reciente trabajo para la marca argentina de colchones. El...

Your are currently browsing this site with Internet Explorer 6 (IE6).

Your current web browser must be updated to version 7 of Internet Explorer (IE7) to take advantage of all of template's capabilities.

Why should I upgrade to Internet Explorer 7? Microsoft has redesigned Internet Explorer from the ground up, with better security, new capabilities, and a whole new interface. Many changes resulted from the feedback of millions of users who tested prerelease versions of the new browser. The most compelling reason to upgrade is the improved security. The Internet of today is not the Internet of five years ago. There are dangers that simply didn't exist back in 2001, when Internet Explorer 6 was released to the world. Internet Explorer 7 makes surfing the web fundamentally safer by offering greater protection against viruses, spyware, and other online risks.

Get free downloads for Internet Explorer 7, including recommended updates as they become available. To download Internet Explorer 7 in the language of your choice, please visit the Internet Explorer 7 worldwide page.